Dr. Strangelove, Peter Sellers, Von Neumann y la teoría de juegos

¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú (Dr. Strangelove) es una de mis películas favoritas, además de uno de mis directores favoritos, Kubrick. Estoy completamente enamorado de las actuaciones de Peter Sellers como Dr. Strangelove (además de presidente de EEUU y oficial británico) y George C. Scott como General Buck. Pero lo que desconocía eran los orígenes del Dr. Strangelove.

Dr. Strangelove (Peter Sellers) demostrando que Nicolas Cage no es el actor más histriónico de la historia, aunque Peter se lo reservaba para la comedia.


Sentado en su silla de ruedas, con un marcado acento alemán y un misterioso problema en una de sus manos, el Dr. Strangelove es un consejero científico del presidente de los EEUU. Sus deslices nazis, su odio al comunismo y su poca preocupación por un holocausto nuclear lo caracterizan. En la trama, hay una serie de aviones que han salido de una base americana, tras un momento de delirio de su general, para lanzar sus bombas atómicas sobre la Unión Soviética. Mientras se intenta hacer regresar a los aviones, el doctor Strangelove, el general Buck, el presidente de los EEUU y el agregado ruso nos regalan momentos de humor negro irrepetibles, pese a la triste realidad de fondo. En la película, Strangelove describe un sistema ideado por los rusos que lanzaría todo su arsenal contra los EEUU si una bomba atómica estallara en su territorio, un sistema automático que no se puede desactivar.

Pero ¿cuál es el origen de este personaje? Kubrick y Sellers no se basaron en una sola persona para crear al histriónico científico, sino que hicieron una especie de Frankenstein basándose en varios científicos relacionados con la bomba atómica (como Von Neumann o Edward Teller) y con el régimen nazi (como Von Braunn).

¿Por qué destaco a Von Neumann? El matemático húngaro fue parte importante en el desarrollo de la bomba atómica y la bomba de hidrógeno, como consultor de Los Álamos. También fue un importante consejero científico del gobierno y uno de los padres de la teoría de juegos.

La teoría de juegos es un formalismo matemático que ayuda a la toma de decisiones en situaciones en las que dos “jugadores” deben competir. Estudia las estrategias óptimas y las posibles reacciones de los otros jugadores.

La teoría de juegos llevó a Von Neumann a proponer lanzar un ataque preventivo lo antes posible, mientras existiera una ventaja para EEUU, asegurando la victoria ante Rusia y un nuevo orden mundial. Más adelante, con Rusia de lleno en la carrera nuclear, promovería la idea del MAD (Mutual Assured Destruction), que era el sistema que el Dr. Strangelove nos relata en la película. Con este sistema se llegaría a un punto en el “juego” de la guerra fría en el que ninguno de los contrincantes podría ganar si se produjera el conflicto. Tenía razón, y la carrera en armamento nuclear fue durante muchos años un esfuerzo ridículo por igualar las fuerzas del contrincante a fin de mantener la situación de empate.

Los últimos momentos de vida de Von Neumann estuvieron marcados por el cáncer, por lo que acudía a sus citas en silla de ruedas. Una característica más del Dr. Strangelove.

Te puede interesar

Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb. Si todavía no has visto la película, no sé a lo que estás esperando; además de ser una de las mejores películas de la historia del cine, aparece Peter Sellers haciendo 3 papeles, ¿qué más se puede pedir?

Monte Carlo. La historia de los métodos Monte Carlo y su influencia en la bomba, contado en este mismo blog.

John Von Neumann. Biografía del genial matemático en Wikipedia.

El dilema del prisionero, de William Poundstone. Magnífico libro en el que, aprovechando la teoría de juegos, Poundstone nos desgrana parte de la vida de Von Neumann.

La geometría del hombre gordo. Excelente entrada de Edocet en la que nos relata uno de los momentos claves en Los Álamos.

Anuncios

Publicado el 22 noviembre, 2012 en Arte y ciencia y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 7 comentarios.

  1. Genial las conexiones. Has visto las notas de producción sobre la película? Al parecer Kubrick se deprimió bastante estudiando el tema hasta que pidió ayuda a un amigo-psicólogo para ponerle forma al guión… aunque no es lo que buscaban, no vieron manera de representar la situación sin volverla una comedia negra. Me parece fascinante.

    • Es que era para deprimirse el asunto. En esos momentos la guerra fría estaba en su máximo apogeo y había voces a favor de lanzar la bomba. La película ahora la vemos más como una comedia, pero en su época tenía que hacer a la gente revolverse intranquila en la butaca.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Dr. Strangelove, Peter Sellers, Von Neumann y la teoría de juegos

  3. Pingback: Dr. Strangelove, Peter Sellers, Von Neumann y la teoría de juegos

  4. Pingback: Como aprendí a dejar de preocuparme y amar la bomba | El zombi de Schrödinger

  5. Pingback: Dr. Strangelove, Peter Sellers, Von Neumann y la teoría de juegos | Del Mundo, Desde Parla

¡Un comentario para un ex-leproso!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: