Archivo de la categoría: Libros

Cómo empezar a leer novelas en inglés y no morir en el intento

Como estrenamos año, es el momento de marcarse buenos propósitos que acabaremos por no cumplir: ir al gimnasio, dejar de comer como un cerdo, empezar 800 cursos en Coursera para acabar al menos uno o leer el zombi de Schrödinger. Pero hoy voy a hablaros de uno que se puede llegar a cumplir: leer novelas en inglés. Si un garrulo como yo ha conseguido leer habitualmente novelas en inglés y no morir en el intento, vosotros también podéis. Además, los consejos que os voy a dar son totalmente gratuitos y no tienen nada de milagroso. Es decir, para conseguir leer novelas en inglés, la primera herramienta a usar es el propio esfuerzo.

debbie allen, fame, muppet magazine 1983

¡Vamos Peggy, hay que sudar para conseguir la fama!

Lee el resto de esta entrada

Navidad: manta, chocolate y libro

—Es la historia de nuestra especie —le explico—. Cuando creemos que hemos descubierto algo, cuando creemos que hemos resuelto todos los misterios, va alguien y encuentra un inoportuno pedacito de información que desentona con el resto del paradigma. Cada vez que intentamos empapelar la grieta, esta se ensancha un poco más, y antes de darnos cuenta el mundo se ha puesto patas arriba. Ha sucedido una y otra vez. Hoy la masa es una traba: mañana, un requisito imprescindible. Las cosas que pensamos que conocemos, Dix, cambian. Y debemos cambiar con ellas.

Peter Watts. La isla

Ya estamos en fechas navideñas, momento para disfrutar de la mantita, una taza de chocolate y un buen libro. Así que como soy un enfermo de los cuentos, toca recomendar unas recopilaciones. Vais a tener que disculparme que todas sean en formato de libro electrónico, pero es que me he vuelto un enamorado de este formato. A continuación tenéis tres claros ejemplos de cómo he llegado a este amor digital.

Ad Astra

ad-astra-portada

Un libro que me ha sorprendido gratamente a varios niveles. En primer lugar, los relatos tienen un balance perfecto entre ciencia y ficción, manteniendo el interés del lector en historias en las que la ciencia aparece continuamente; en segundo lugar, es la edición en libro electrónico más cuidada que he disfrutado y en tercer lugar, la editorial responsable es un proyecto fascinante. Vayamos por partes.

Peter Watts es un autor canadiense de ciencia ficción “dura”. En Ad Astra tenemos una recopilación de cinco de sus relatos. El comienzo es de los que te hacen agarrarte al libro y leer como si no hubiera mañana: Malak, un robot de combate, comienza a dar más importancia a los daños colaterales tras la última actualización de su red neuronal. ¿Una máquina tiene alma? Malak está seguro de que no es así, pero creo que es mejor que leáis el relato y decidáis vosotros mismos.

También hay que destacar La isla. Una nave espacial viaja a una velocidad cercana a la de la luz, creando portales (agujeros de gusano controlados con tecnología) en las localizaciones indicadas por sus precursores humanos. Los tripulantes humanos se encuentran en hibernación la mayor parte del viaje, despertando únicamente cuando la situación es delicada. Mientras, la inteligencia artificial de la nave y clones, creados con el código genético de los tripulantes, se encargan del trabajo. La difícil relación entre los humanos y la inteligencia artificial sirve de fondo para una historia en la que los tripulantes de la nave se enfrentan a un gran dilema moral: seguir sin cambios en la misión y destruir a una forma de vida del tamaño de una estrella, o encontrar una excusa lo suficientemente importante para modificar la misión.

También hay un relato de una originalidad espectacular. ¿Habéis visto la película La cosa? La de John Carpenter, de los 80. Pues bien, imaginaos un relato en el que el protagonista es ese ente extraterrestre que da nombre a la película.

No puedo dejar en el tintero a Fata Libelli, una editorial de libros electrónicos que está demostrando el amor que tienen por la literatura fantástica. Publican recopilaciones de relatos de autores quizás poco conocidos, pero con una calidad indudable. Las traducciones son magníficas y el cuidado en la maquetación de los libros, exquisito. Después de la deriva de algunas editoriales –que no quiero nombrar– hacia un público más “crepuscular”, la aparición de iniciativas como Fata Libelli es un soplo de aire fresco para los amantes de la fantasía y de la ciencia ficción en particular. 

Como curiosidad hay que decir que la obra completa de Peter Watts está disponible bajo licencia Creative Commons en su página personal. Podéis descargar sus novelas y relatos cortos en inglés y de paso dejar una donación al autor, que de bien nacido es ser agradecido.

Ad Astra

Página personal de Peter Watts | Obras de Peter Watts disponibles para descarga

Cuentos para Algernon

Captura de pantalla 2013-12-20 a las 15.37.39

Cuentos para Algernon es un blog que deberíais seguir. Sirve de soporte para la traducción de relatos cortos de ciencia ficción, que se ofrecen de forma totalmente gratuita. Una vez completado el primer año de andadura, se ha publicado un libro electrónico con todos los relatos ofrecidos hasta la fecha.

El libro incluye los relatos de autores como Ken Liu, Tim Pratt, Aliette de Bodard o Peter Watts. Se trata de la oportunidad perfecta para poneros al día con Cuentos para Algernon, que ya tiene nuevos relatos disponibles:

Desde aquí mi reconocimiento a Marcheto, la responsable de este blog, que está realizando un trabajo fenomenal. Y por supuesto, el enlace al libro:

Cuentos para Algernon. Año I.

¿Os he dicho ya que es gratis? ¿A qué esperáis?

The Wandering Earth

The key piece of technology in a nuclear fission bomb is the imposion pressure acting toward its center compressing the fissile materials in its core. This implosion forces exerted by this implosion in turn causes the fissile materials to reach critical mass and so spark a violent chain reaction that initiates the nuclear explosion. All of this happens in the millionth of a second, demanding that the implosion forces acting on the fissile materials be engineered to incredibly exacting standards. Even the tiniest irregularities can prevent the fisisile materials from reaching critical mass before they are scattered by the explosion. Such mishaps end in nothing more than a conventional chemical explosion. From the very begining, researches used extremely complicated mathematical models to design the explosive yields for the compression core. In recent years, various method of using cutting-edge technology to produce ever more perfect compression cores had been explored. “Sugarcoating” was one of these methods.

Liu Cixin. The Longest Fall.

we

Cuando en un relato alguien es capaz de resumirte el funcionamiento de una bomba nuclear en un párrafo, y ese párrafo encaja perfectamente con la historia, es evidente que estás ante un autor al que hay que seguir. Un párrafo que podría pertenecer perfectamente a una web de divulgación científica, de no ser por el extraño “sugarcoating”, elemento clave para el desarrollo de los acontecimientos que se cuentan en The Longest Fall.

Liu Cixin es uno de los principales representantes de la ciencia ficción china, lo que implica que sus historias están escritas desde un punto de vista muy diferente al occidental. Quizás en el relato The Wages of Humanity es donde más se puede ver este cambio de entorno. En este relato podemos ver una visión del capitalismo y de la propiedad privada retorcida hasta límites inimaginables. Y es que la imaginación de Cixin es desbordante: puede llevarte a mundos en los que dinosaurios y hormigas viven una extraña y productiva simbiosis, y luego transportarte a la vida de un campesino que acaba limpiando espejos en órbita alrededor de la tierra, y conociendo a Stephen Hawking.

La única pega es que tendréis que leer sus relatos en inglés, o en chino, claro. Pero merece la pena el esfuerzo. Las historias son sorprendentes y tienen una carga de ciencia especulativa muy entretenida.

The Wandering Earth es uno de los relatos de Liu Cixin, pero también es el nombre que da pie a una recopilación en la que por menos de 4 euros podréis leer sus relatos más importantes. La recopilación incluye:

  • The Wandering Earth
  • Mountain
  • Of Ants and Dinosaurs
  • Sun of China
  • Curse 5.0
  • The Micro-Age
  • Devourer
  • Taking Care of Gods
  • With Her Eyes
  • The Longest Fall

En negrita, mis preferidos. Y a continuación el enlace al libro:

The Wandering Earth: Classic Science Fiction Collection by Liu Cixin.

(Cuidado: la edición que vale menos de dos euros solo incluye el relato The Wandering Earth)

Y ya sabéis, lo importante cuando lees libros electrónicos es no derramar el chocolate encima. También es buena costumbre no lamerse el dedo para pasar página. De hecho, si El nombre de la rosa se hiciera ahora, los monjes tendrían que morir por descargas eléctricas en lugar de por veneno.

Cuentos para agosto

Me encanta leer en la playa. Antes solía hacer el tontuno con los amigos y me pasaba el día en el agua, pero uno pasa por ese proceso que se llama madurar. Traducido a la playa, madurar significa dejar de hacer el garrulo cuando vas al agua y dedicarte a esa actividad tan divertida que es tomar el sol, o peor, jugar a las paletas. Por suerte, existen los libros.

Pero cuando estás torrándote al sol no te apetece leer Cien años de Soledad, sino una lectura rápida que puedas dejar sin perder el hilo en cualquier momento para irte al agua a refrescarte o moverte cual antigirasol buscando la sombrilla. Por suerte, existen los libros de cuentos.

Me encantan los cuentos. Cuando quiero iniciarme en un autor, busco si tiene una antología de relatos cortos y empiezo por ahí. Y además me gusta la palabra cuento, me pasa con ella lo mismo que con tebeo, tiene un sabor nostálgico.

Así que ahora que el blog se va de vacaciones os dejo unos libros de cuentos, de esos que si tienes en papel acaban resobados de tanto leerlos:

Don't panic, no hay que saberse todas estas fórmulas para leer a Chiang.

Don’t panic, no hay que saberse todas estas fórmulas para leer a Chiang.

La historia de tu vida, de Ted Chiang es el libro que más me ha impresionado últimamente. Los cuentos de Ted Chiang tienen algo especial, no solo la forma en la que engarza la ciencia dentro de los mismos, sino sus historias, tanto en forma como en contenido. En La historia de tu vida encontraréis relatos incómodos, emotivos, fascinantes y llenos de filosofía, matemáticas, termodinámica e incluso óptica. De hecho, una de sus historias provocó una entrada bastante loca en este blog: El principio de Fermat, los extraterrestres y el pelo en el pechete.

¿Hay más para leer de Ted Chiang? Por desgracia es un autor poco pródigo, pero aparte de esta antología podéis buscar estas magníficas historias:

  • El mercader y la puerta del alquimista, historia ambientada en Bagdad y El Cairo sobre viajes en el tiempo, paradojas temporales y arrepentimiento.
  • Exhalación, personalmente la historia que más me ha gustado de Chiang. Un breve relato en el que Chiang nos describe un fascinante mundo mecánico y nos deja una interesante reflexión final. Aquí la tenéis en inglés.
  • El ciclo de vida de los objetos software, o cómo Ted puede conseguir que sientas empatía por un montón de bits. Podéis encontrarlo en la primera antología de Terra Nova.

Para que os hagáis una idea de la calidad de las historias de este hombre, con poco más de 10 historias cortas publicadas, ha ganado 4 premios Nébula, 4 premios Hugo y 4 premios Locus.

No, no soy el hermano apuesto de Homer, soy Philip K. Dick.

No, no soy el hermano apuesto de Homer, soy Philip K. Dick.

Philip K. Dick, el cuento personificado. He leído muchas de sus novelas, pero donde siempre he pensado que se desenvolvía  mejor este gigante era escribiendo pequeñas historias. Tienen muy mala leche, puede que te confíes durante el nudo y la historia te deje llevar, pero en el último momento Philip conseguirá revolverte las entrañas. Recuerdo con especial cariño el cuento del robot que se autopromocionaba a sí mismo para vender sus servicios de limpieza, el final es totalmente delirante.

La editorial Minotauro publicó, bajo el nombre de Cuentos completos, cinco volúmenes con todas las historias cortas de Dick. Muchas os sonarán porque han acabado transformándose en películas (con mejor o peor suerte).

En definitiva, un autor necesario para entender la ciencia ficción y el cuento.

Axiomatico

Greg Egan es mi escritor de ciencia ficción favorito, así que es lógico que un libro de cuentos suyo aparezca en la lista. En Axiomático podréis encontrar historias de cyberpunk, fantasías cuánticas y mucha ciencia. No es un libro de lectura fácil, algunas historias necesitan una relectura y seamos sinceros: Egan es un escritor para frikis de la ciencia y la computación, ¿os he dicho ya que es mi favorito?

El relato que más me fascinó de esta antología es “Aprendiendo a ser yo“, donde la humanidad ha creado un dispositivo capaz de sustituir al cerebro. Instalan una pequeña computadora junto al cerebro que aprende durante un tiempo a comportarse como este. Parecido a un algoritmo de red neuronal, comprueba las respuestas producidas en el cerebro y se va ajustando poco a poco para conseguir los mismos resultados. Tras ese periodo de aprendizaje, el cerebro es amputado y solo queda el dispositivo —llamado “la joya”— para gobernar el cuerpo. En esta historia, el protagonista siente sus dudas sobre este cambio: ¿será él mismo tras el cambio?¿o la sustitución del cerebro significará su muerte y el nacimiento de una nueva entidad? Un relato que dio vueltas en mi cabeza durante varios días y que en parte se podría enlazar con su magnífica novela Ciudad Permutación, por su obsesión con la inmortalidad del ser humano basada en la tecnología.

¿Qué tendrá que decirnos esta vez Sheldon?

¿Qué tendrá que decirnos esta vez Seldon? Nunca falla en sus vaticinios. ¿Seguro?

La primera entrega de Fundación es un libro de cuentos, una serie de historias en las que Asimov nos va relatando las distintas etapas de la Fundación en sus inicios. Isaac publicó estas primeras entregas sobre Fundación en forma de relatos cortos para la revista Astounding. En el primer libro de esta saga podemos vivir la creación de la Fundación de la mano de su promotor Hari Seldon, enterarnos de qué es la psicohistoria y disfrutar con las peripecias de los primeros alcaldes del planeta Terminus.

La historia se inicia durante la decadencia de un poderoso imperio galáctico. Esta decadencia impulsa a Hari Seldon a realizar un proyecto que asegure una rápida transición entre la caída del imperio y el surgimiento de un nuevo orden. En ese nuevo proyecto, el planeta Terminus es la primera de las claves, un pequeño planeta en el borde de la galaxia al que son trasladados los conocimientos del imperio y un grupo de elegidos para llevar a cabo la titánica tarea de la reconstrucción de la civilización.  Un libro que todo aficionado a la ciencia ficción debería leer para luego continuar con la saga y conocer la historia del Mulo y de Golan Trevize. Aquí os dejo una reseña de la saga completa que hicieron en Hablando de Ciencia.

Y esto es todo, nos vemos en septiembre —eso precisamente me han dicho varios profesores este año—, así que por mi parte tengo tarea y poco tiempo para cuentos.

#tertuliasCiencia: El tío Tungsteno

Este domingo tenemos tertulia, pero no como las de la tele, aquí sabemos de lo que hablamos. Esta semana sacaremos punta al capítulo 3 de “el tío Tungsteno”, de Oliver Sacks.

tio Tunsgteno

Es difícil leer un capítulo a la semana, si por mi fuera ya me lo habría leído entero la primera semana : P

Esta es una iniciativa de @2qblog y @Ununcuadio que está provocando un interesante debate en Tertulias literarias de Ciencia. Por ahora llevamos dos capítulos y un servidor será el responsable del resumen del tercer capítulo. No esperéis una de mis locuras, será un resumen breve y al grano y el verdadero contenido lo pondréis vosotros, que sois los que debéis leer este magnífico libro para escribir una nueva página de esta tertulia.

El esfuerzo es muy pequeño, un capítulo por semana, y si os animáis en un ratito os podéis poner al día. Si esperabais una reseña, tendréis que aguantar unos meses para que acabe de leerme el libro, porque pienso ser escrupuloso y seguir el ritmo de lectura impuesto.

Lo que si puedo hacer es contar algo sobre un punto en común que ha surgido a lo largo de la tertulia. Oliver Sacks tenía unos padres con una educación científica importante y en el primer capítulo nos muestra la pasión con la que su madre aprovechaba cualquier ocasión para enseñar a Sacks pequeñas píldoras de ciencia que despertaron su interés. Ese punto común del que hablaba es que no todos hemos tenido padres con una formación tan envidiable, y muchos procedemos de familias que tuvieron una educación humilde, pero que tenían claro lo que querían para sus hijos. Muchos ingenieros, licenciados y diplomados de hoy en día pudimos estudiar gracias al esfuerzo de esos padres, que se sacrificaron cuando fue necesario para que no faltara un libro o una oportunidad para estudiar que ellos no tuvieron. Padres que con el panorama actual quizás no habrían podido realizar ese esfuerzo.

Todos los que hemos obtenido nuestra formación gracias al apoyo de nuestros padres y a un sistema de educación pública que funciona, tenemos una deuda con las generaciones futuras. Tenemos que conseguir que ellos tengan las mismas facilidades que tuvimos nosotros y tenemos que hacer que se la caiga la cara de vergüenza a todo aquel que intente debatirnos que la educación pública es un desperdicio de dinero o que no funciona. En cualquier caso lo que habrá que hacer es mejorarla, nunca destruirla, y os lo dice un orgulloso producto de la educación pública y del amor de unos padres que siempre quisieron lo mejor para sus hijos.

Aquí tenéis las entradas de la tertulia hasta la fecha:

A %d blogueros les gusta esto: