Archivo de la categoría: Física básica

Choronzon y el fin del universo

Sandman es un cómic en el que Neil Gaiman da rienda suelta a su asombrosa imaginación y nos lleva de la mano del señor del sueño a historias evocadoras, terroríficas, épicas… pero, sobre todo, originales. En el primer tomo —Preludios y Prejuicios—, Sandman tiene que buscar los objetos que le confieren su poder tras escapar del cautiverio que le había impuesto una oscura orden de magos. Uno de esos objetos lo lleva a buscar en el infierno, donde tras una serie de encuentros descubre que su yelmo está en poder de un demonio llamado Choronzon.

Choronzon reta al señor del sueño a un desafío. Pero estos demonios son un tanto especiales y el desafío en el que se ven inmersos Choronzon y Sandman se llama realidad y los contendientes sienten en su propia piel las evocaciones que van realizando. Veamos como se desarrolló su desafío:

Sandman 04-17

—Muy bien, muevo yo primero —dijo Choronzon—. Soy un lobo solitario, merodeador, asesino.

—Mi turno. Soy un cazador, a caballo, cazo lobos.

—Soy un tábano, enemigo de caballos y cazadores.

—Soy una araña de ocho patas, come-moscas.

—Soy una serpiente, devora arañas, venenosa.

—Soy un buey, pesado, aplasta-serpientes.

—Soy Antrax, bacteria destruye-vidas.

«Creo que sé cómo juega Choronzon. Cómo volverlo contra él. Creo que abandonaré la ofensiva», pensó Sandman.

—Soy un Mundo en el espacio, dador de vida.

—Soy una nova, que explota… quemando mundos.

—Soy el Universo… abarco las cosas, abrazo la vida.

—Soy la antivida, la bestia del juicio. Soy la oscuridad al fin de todo. Fin de universos, dioses, mundos… de todo. ¿Y qué serás tú, soñador?

Vaya, parece que Choronzon es un buen jugador, ha dejado al señor del sueño en una situación sin salida. Pero, ¿qué es lo que ha descrito este demonio de nombre tan pintoresco? Nada más y nada menos que el fin del universo.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Faraday y el Doctor

Faraday_conference

Michael Faraday en una conferencia

Londres, 1831

—Así que cuando muevo el imán dentro de la bobina, como pueden ver, la aguja del galvanómetro se agita. El movimiento del imán está provocando una corriente.

El público presente aplaudió y Michael empezó a recoger. Al lado del escenario lo esperaba Lord Hamilton. Michael se acercó a él. Era importante relacionarse con el poder político, aunque no fuera algo que le gustara demasiado.

—Faraday, ha sido muy interesante, pero ¿qué utilidad tiene una electricidad generada durante una fracción de segundo por ese imán?

Antes de que Michael pudiera contestar, un hombre de extraña vestimenta se adelantó:

—Señor, dentro de 20 años estará usted cobrando impuestos por esa electricidad.

—¿Y usted es…? Creo que no nos han presentado —respondió Lord Hamilton un tanto molesto.

—Soy el Doctor, y además un gran admirador del señor Faraday. Lee el resto de esta entrada

El día que dos zombis relativistas chocaron

20 enero 2025

El experimento del zombi de Schrödinger ha fallado miserablemente, cobrándose la vida de varios miembros importantes del equipo. Yo ya dije que debíamos evitar usar zombis en los experimentos del viernes por la tarde (esos que dedicamos a “nuestras cosillas”). El día que intentamos hacer levitar a uno en un campo magnético casi acabó en tragedia, pero nadie me hizo caso. En cualquier caso, ahora estamos trabajando a tiempo completo en un experimento muy importante para aprovechar los 2 zombis relativistas que capturaron hace unos días.

Esta variedad de zombi, la relativista, es bastante novedosa. En el primer ataque zombi en 2015, los zombis lentos —o romeritas— eran fácilmente eludibles si no se concentraban en grandes masas, así que el ejército controló rápidamente la situación. El problema vino en 2020, cuando aparecieron los primeros zombis “rápidos”; por suerte la población ya estaba preparada y sabía cómo lidiar con ellos. Hace unos meses, empezaron a llegar noticias de zombis que corrían a velocidades próximas a las de la luz, así que fueron apodados relativistas. Su peligro es nulo, ya que en el momento en el que alcanzan su máxima velocidad son incapaces de morder a nadie, pero cuando chocan con algo hay que tener cuidado con la metralla zombi que generan.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: