Archivo de la categoría: Historia de la ciencia

El lado débil de la física (II): rompiendo la paridad

Hay una premisa que siempre se cumple antes de exclamar “¡eureka!”. En primer lugar debe existir un “qué curioso“, que lleve al científico a buscar la explicación que provocará el conocimiento. A mediados del siglo XX, uno de los “qué curioso más importante era el enigma Tau-Theta.

En la anterior entrega vimos cómo Fermi había propuesto una teoría de la interacción débil, pero que solo funcionaba bien en primeras aproximaciones. En esta entrega vamos a conocer los pasos que se dieron antes de  llegar a una nueva teoría para la interacción débil.

debil2

El enigma Tau-Theta

Era el inicio de la década de los 50, cada vez se tenían más resultados de estudios de los rayos cósmicos y dos nuevas partículas habían aparecido en el escenario: Tau y Theta. Estas partículas se descubrieron por el resultado de sus desintegraciones, que era el siguiente:

desintegraciones

En primer lugar está la desintegración de la partícula Theta, que se desintegraba en dos piones y en segundo lugar la de Tau, que lo hacía en tres. Sin embargo, otros datos obtenidos para estas partículas indicaban que tenían una misma masa y un mismo tiempo de vida medio. Cuando dos partículas coinciden en estos dos parámetros, lo lógico es pensar que se trata de la misma partícula. Entonces… ¿por qué se identificaban como dos partículas distintas?

La respuesta a esta pregunta la encontramos en una ley de conservación. A los físicos les encantan las magnitudes que se conservan. Las leyes de conservación del momento lineal, del momento angular y de la energía son las herramientas más poderosas de las que dispone un físico para estudiar la naturaleza y, en física de partículas, cobran un papel determinante. En aquella época había otra magnitud cuya conservación se cumplía en toda la física de partículas: la paridad.

En el caso de las partículas Tau y Theta, los resultados de su desintegración tenían distinta paridad (+1 y -1 respectivamente).

Los comportamientos distintos cuando nos movemos “al otro lado del espejo” son comunes, como ocurre con la quiralidad. Si habéis estudiado química sabréis que dos moléculas que se diferencian por ser una imagen especular una de la otra, pueden tener propiedades muy diferentes. Y si no habéis estudiado química, aquí tenéis a Daniel Torregrosa recuperando un vídeo magnífico de Breaking Bad en el que Walter White lo explica de manera magistral:

Pero en el mundo cuántico se había demostrado que la paridad se conservaba en la interacción electromagnética y en la interacción fuerte, así que se suponía que en la interacción débil también debía ser así.


Rompiendo la paridad

Martin Block, un experimentador, una noche me dijo:

–¿Por qué están todos insistiendo tanto en el principio de paridad? A lo mejor, la partícula tau y la theta son la misma partícula. ¿Qué pasaría si el principio de paridad fuera falso?

Estuve pensando un momento y dije:

–Ello implicaría que las leyes de la naturaleza serían diferentes para las manos derecha e izquierda, y que habría una forma de definir la orientación de las manos derecha e izquierda por medio de fenómenos físicos. No veo que eso sea tan terrible. Seguro que en algún sitio ha de tener malas consecuencias; pero no lo sé. ¿Por qué no les preguntas mañana a los especialistas?

–No, a mí no me escucharían. Pregúntales tú –me dijo.

Extracto de ¿Está usted de broma, Sr Feynman?

Y dicho y hecho, Richard Feynman se levantó en la reunión del día siguiente y lanzó la pregunta, indicando que lo hacía en nombre de Martin Block. No era una reunión cualquiera, en la sala se encontraban científicos de la importancia de Oppenheimer y Gell-Mann. Además en la sala se encontraban unos jóvenes investigadores chinos, Lee y Yang, que según Feynman contestaron con “algo complicado, que como de constumbre no entendí muy bien”. Lo que si pudo entrever Feynman de la respuesta de Lee, es que la conservación de la paridad todavía era una cuestión no resuelta.

La pieza que se necesitaba para completar el puzle de las partículas tau y theta era la ruptura de la paridad, pero se trataba de un tema prácticamente tabú dentro de la comunidad científica. Lee y Yang decidieron que era hora de cortar definitivamente el nudo gordiano del enigma tau-theta y presentaron el artículo Question of Parity Conservation in Weak Interactions.

Datos experimentales recientes indican una masa y tiempo de vida prácticamente iguales de los mesones Tau y Theta. Por otro lado, análisis de los productos de desintegración de Tau sugieren que, basándose en la conservación del momento angular y de la paridad, Tau y Theta no son la misma partícula. Este hecho plantea una situación muy desconcertante que ha sido ampliamente discutida.

Una forma de evitar esta dificultad es asumir que la paridad no se conserva, por lo que Tau y Theta serían dos modos diferentes de desintegración de la misma partícula, que necesariamente tendría un único valor para su masa y tiempo de vida. En este artículo nos gustaría analizar esta posibilidad ante el panorama de la evidencias experimentales existentes a favor de la conservación de la paridad. Es fácil ver que existen experimentos que indican la conservación de la paridad en las interacciones electromagnética y fuerte con un gran nivel de exactitud, pero para la interacción débil la conservación de la paridad es solo una hipótesis extrapolada y no apoyada por evidencia experimental (incluso se podría decir que el enigma Tau-Theta es una indicación de que la conservación de la paridad se viola en interacciones débiles. Este razonamiento, en cualquier caso, no puede tomarse en serio debido a la escasez de nuestro conocimiento actual respecto a las partículas extrañas, pero nos incentiva al estudio de esta cuestión.). Para determinar de forma inequívoca si la paridad se conserva en interacciones débiles, debe realizarse un experimento que determine si las interacciones débiles diferencian la derecha de la izquierda. Algunos de estos posibles experimentos serán tratados en este artículo.

Traducción propia de un extracto de Question of Parity Conservation in Weak Interactions.

Lee y Yang eran físicos teóricos, por lo que necesitaban a un físico experimental con la capacidad suficiente para llevar a cabo alguno de los experimentos que habían propuesto. Por suerte, Lee conocía a Chieng-Shiung Wu, una de las mejores físicas experimentales del momento y Lee la convenció para iniciar esta aventura.

Hace unas semanas pedí a Laura Morrón que me ayudará para hacer algo especial con Wu. Siempre me han encantado sus biografías de mujeres científicas y era la oportunidad perfecta para complementar este artículo. De esta colaboración entre Los Mundos de Brana y El zombi de Schrödinger surgió esta magnífica biografía de Madame Wu, cuya segunda parte se publica a la vez que este artículo:

Chien- Shiung Wu, la gran física experimental (I): Primeras conquistas.

Chien- Shiung Wu, la gran física experimental (II): Al otro lado del espejo.

El experimento

El experimento que decidió realizar Wu en 1956 fue la medida de la asimetría bajo paridad de las desintegraciones beta del Cobalto-60. Para ello tuvo que trasladarse al National Bureau of Standards (conocido ahora como NIST), donde se encontraban los profesionales y el equipo necesario para trabajar a temperaturas cercanas al cero absoluto. Esto era necesario ya que el experimento trataba de medir las desintegraciones del Cobalto-60 para distintas direcciones en su rotación. Por ello, el Cobalto-60 se situaba en unos cristales especiales paramagnéticos, que se llevaban a temperaturas cercanas al cero absoluto, para luego aplicar un pequeño campo magnético. Con esto se conseguía que la mayor parte de los átomos de Cobalto-60 tuvieran un eje de giro paralelo al campo magnético.

El proceso era sumamente complejo: el cristal con los átomos de Cobalto-60 tenía que ser magnetizado y desmagnetizado en sucesivas etapas, para llegar al nivel de magnetización deseado, y se debía evacuar el calor producido en el proceso. Además, el aparato contador tuvo que situarse muy cerca de la muestra para evitar errores.

aparatoexperimentalWu

Dispositivo experimental usado por Wu y sus colegas.

El experimento se realizaba primero para dotar al Cobalto-60 de un eje de rotación y posteriormente para dotarlo del opuesto, con la idea de medir diferencias en los resultados de desintegración de este átomo. Los resultados fueron claros, la paridad no se conservaba.

figurepg

Hoja de cuaderno de Ernest Ambler, uno de los colaborades en el experimento de Wu, en la que acaba escribiendo una nota al principio de la misma indicando el descubrimiento: PARITY NOT CONSERVED!

En 1957, Lee y Yang recibieron el premio Nobel por su artículo sobre la ruptura de la paridad en la interacción débil. Wu no fue galardonada. Algunos autores indican que esto se debió a que cualquier físico experimental de cierto nivel podría haber hecho el experimento una vez publicado el artículo de Lee y Yang. Paparruchas, se han dado premios Nobel por mucho menos que por lo que hizo Wu. No fue la primera ni la última vez que en los premios Nobel se metió la pata hasta el fondo.

Una nueva teoría

La confirmación de Wu fue el pistoletazo de salida para algunos de los físicos más importantes del momento. Se trataba de explicar por qué se producía esa ruptura de la paridad, ¿qué tenía de especial la interacción débil?

Durante la conferencia, me alojé en casa de mi hermana, en Syracuse. Me llevé el artículo a casa y le dije:

–No entiendo estas cosas que dicen Lee y Yang. Todo es muy complicado.

–No –respondió ella–. No es que no lo puedas entender, sino que no lo has inventado tú. No está hecho por ti y a tu manera. Lo que tienes que hacer es imaginarte que eres otra vez estudiante, llevarte el artículo a tu cuarto, leer todas y cada una de las líneas y comprobar las ecuaciones. Entonces lo entenderás muy fácilmente.

Extracto de ¿Está usted de broma, Sr Feynman?

Por suerte, el momento de duda de Feynman duró poco. Leyendo el artículo, Feynman se acordó de un trabajo que había hecho hacía años sobre ecuaciones de asimetría lateral. Ahora todo le resultaba claro. Rápidamente esbozó una teoría que mejoraba los resultados de la que Lee y Yang habían creado para explicar la ruptura de la paridad, aunque todavía faltaba una pieza por encajar.

Tras una temporada tocando los bongos en Brasil, Feynman volvió a Caltech, donde preguntó a un grupo de físicos experimentales si había alguna novedad. Jensen, Wapstra y Boehm lo sentaron en un taburete y le relataron todos los resultados experimentales que se habían producido hasta la fecha. Finalmente hubo un comentario: “Murray (Gell-Mann) dice que la descomposición Beta del neutrón podría no ser S y T, podría ser  V y A.

¿Y qué es eso de V-A? 

La densidad de energía de la interacción débil entre un electrón y un antineutrino sería:E_{int;W} = \vec{j}_W \vec{j(-)}_W Lo que se propuso es que cada uno de estos vectores eran de la forma:

\vec{j}_W = \vec{v} - \vec{a}

donde v es de tipo vectorial y a es vectorial axial. ¿Y qué es algo de tipo vectorial axial? Pues por ejemplo el producto vectorial. ¿Os acordáis de la regla de la mano derecha?

En el producto vectorial la dirección del vector resultante se obtiene aplicando la regla de la mano derecha imaginando que rotamos el vector A para juntarlo con B. Y una de nuestras manos es siempre el mejor ejemplo que podemos usar para explicar la paridad.

Aquí tenéis el resultado de un producto vectorial frente al espejo

frente al espejo

Para llevarnos un vector “al otro lado del espejo” lo que hacemos es multiplicar todas sus coordenadas por (-1). Aquí tenéis el resultado del producto vectorial cuando nos llevamos los vectores U y V al otro lado del espejo:

tras el espejo

Obtenemos el mismo vector producto vectorial que en el primer caso. Parece lógico, ya que el producto vectorial es al fin y al cabo un producto y menos por menos es más. Así que tenemos un tipo de vectores que al pasar al otro lado del espejo se comportan de manera diferente. Justo lo que necesitaban los físicos para explicar el comportamiento anómalo de los resultados de las desintegraciones beta respecto a la paridad.

Feynman dio un salto y exclamó: —¡En tal caso lo entiendo TOOODOOOOOO! —Ante la mirada atónita de sus colegas. La pieza que le faltaba por encajar había hecho “clic”, y se sucedieron varios días de trabajo intensivo en los que Feynman completó su teoría.

Pensé en Dirac, que durante cierto tiempo tuvo su ecuación –una ecuación nueva, que explicaba el comportamiento de un electrón–; yo tenía una nueva ecuación para la descomposición beta, que no era tan fundamental como la de Dirac, pero que era buena. Esta fue la única vez que he descubierto una nueva ley.

Gell-Mann y Feynman, sus piques eran legendarios.

Gell-Mann y Feynman, sus piques eran legendarios.

En realidad Feynman no estaba solo; Gell-Mann llegó a las mismas conclusiones y finalmente, y a pesar del pique que existía entre ellos, publicaron conjuntamente su nueva teoría sobre las interacciones débiles. Un poco antes se les adelantaron Robert Marshak y George Sudarshan con una publicación parecida. El camino hacia la unificación de la interacción débil y la interacción electromagnética había comenzado.

Esta entrada ha sido galardonada con el premio ED a la excelencia en la divulgación científica en conjunto con los dos artículos de Los Mundos de Brana sobre la vida de Chieng Sung Wan

Este artículo ha sido galardonada con el premio ED a la excelencia en la divulgación científica en conjunto con los dos artículos de Los Mundos de Brana sobre la vida de Chieng-Shiung Wu

Más información.

Chien- Shiung Wu, la gran física experimental (I): Primeras conquistas.

Chien- Shiung Wu, la gran física experimental (II): Al otro lado del espejo.

El lado débil de la física (I): el inicio.

Richard P. Feynman. ¿Está usted de broma, Sr Feynman? Alianza editorial.

Francisco Ynduráin. Electrones, neutrinos y quarks. Drakontos Bolsillo.

T.D. Lee y C.N. Yang. Question of Parity Conservation in Weak Interactions.

C.S. Wu, E. Ambler, R.W. Hayward, D.D. Hoppes y R.P. Hudson. Experimental test of parity conservation in Beta Decay.

Tau theta puzzle. Wikipedia.

The fall of parity. NIST. De este recurso salieron las imágenes del experimento de Wu.

Anuncios

El lado débil de la física (I): el inicio

El siglo XX fue el siglo de la mecánica cuántica en lo que a física se refiere. El 14 de diciembre de 1900, Max Planck presentó su concepto de “quanta”: pequeños paquetes de energía que conformaban la radiación electromagnética. Con estos pequeños cuantos, Planck solucionaba el problema de la catástrofe ultravioleta. Esta teoría no tuvo excesivo éxito hasta 1905, momento en el que apareció Einstein usando los cuantos para explicar el funcionamiento del efecto fotoeléctrico. Hubo que esperar más de una década para que la teoría de Planck se unificara definitivamente con el modelo atómico, gracias al modelo atómico de Bohr.

A medida que pasaron los años, el progreso de las nuevas teorías físicas que exploraban el átomo fue imparable. La historia que os voy a contar a continuación se la debemos, en sus inicios, a los primeros “hijos del quanta”: físicos que nacieron después de la presentación de Max Planck en 1900. Esta es la historia de la interacción débil, una historia en la que aparecerán grandes figuras de la física, dispositivos experimentales convertidos en monumentos, se unificarán fuerzas fundamentales e incluso conseguiremos interaccionar con algún neutrino despistado.

debil1

Lee el resto de esta entrada

Panofsky: el hombre que fabricaba premios Nobel

Te diré algo sobre mi carrera, nunca fue deliberada, me resulta gracioso cuando hablo con mis hijos y están muy preocupados por el futuro y el “¿qué deberíamos hacer?” y yo siempre fui de un sitio a otro de forma natural, sin planearlo, sin pensar acerca de lo que significaba. […] No recuerdo ningún momento en mi vida en el que tomara la decisión de convertirme en físico, o en un determinado tipo de físico […]. En primer lugar, decidí cursar asignaturas técnicas porque traté de imaginar como podía salir adelante a pesar de mi clara incapacidad para escribir cualquier documento en inglés. Simplemente me divertía.

Wolfgang K.H. Panofsky

Wolfgang K. H. Panofsky, Pief para los amigos, nació en Berlín en el año 1919. Hijo de dos licenciados en Historia del Arte, pasó su niñez y adolescencia en Hamburgo, donde su padre tenía un puesto de profesor en la universidad. La formación que recibían en la familia era totalmente dirigida a las letras, pero un juguete cambiaría su vida.

marklin

Pequeño set de piezas Märklin de la década de 1910.

Con su gigantesco set de piezas Märklin, Wolfgang y sus hermanos construían toda clase de objetos. Llegaron a hacer una máquina que, tras introducir una moneda, servía cigarrillos y chocolatinas. Su padre agradeció enormemente el dispositivo, ya que siempre se quedaba sin cigarrillos en mitad de los seminarios de arte que impartía en casa.

La inventiva del joven Panofsky llegó al punto de poner su vida en peligro. Cuando visitaban Berlín, los enchufes funcionaban a 220V en lugar de los 120V de Hamburgo. El joven Pief fabricó un divisor de tensión casero para poder hacer funcionar los motores de su set Märklin en ambos lugares. Años más tarde Panofsky se dio cuenta de lo peligroso que era el dispositivo que había fabricado, pero por suerte nunca hubo un accidente.

La familia Panofsky no era religiosa, pero el hecho de ser judíos provocó que su padre fuera despedido de su puesto como profesor en la Universidad de Hamburgo. La Alemania nazi comenzaba su época de terror y la familia decidió emigrar al completo a EEUU. Era el año 1934.

Princeton

Nassau_hall_princeton_university

Nassau Hall, el edificio más antiguo de la Universidad de Stanford.

El padre de Panofsky, Erwin, consiguió una plaza de profesor en la Universidad de Princeton, donde alcanzó una fama notoria. Una de las condiciones del nuevo contrato de Erwin era la educación gratuita para sus hijos en la propia Universidad. Con solo 15 años, Pief empezó su andadura universitaria. En esos momentos su nivel de inglés era bastante pobre, así que decidió cursar asignaturas técnicas y matemáticas, al considerar que sería menos evidente su incapacidad para escribir cualquier texto en inglés. Las asignaturas de física fueron las que se le dieron mejor a nuestro joven protagonista, y finalmente fue el camino que tomó en su formación.

En Princeton tuvo la suerte de encontrar compañeros que le tomaron bajo su protección y le ayudaron a conocer el modo de vida americano. Su primer verano en EEUU incluyó un viaje de 7.000 millas para conocer el país. Sus siguientes veranos en Princeton le llevarían a trabajar en la planta de tubos de vacío de RCA y como ayudante del químico Henry Eyring.

California

Una vez terminado su periplo en Princeton, sus profesores le recomendaron enviar solicitudes a diversas universidades para continuar su formación y conseguir el doctorado en Física. La elegida fue Cal-Tech en California, en parte por una carta de cuatro hojas escrita por el propio Millikan a mano.

En Cal-Tech inició su andadura como profesor y preparó su tesis doctoral bajo las órdenes de Jesse DuMond. Además de conseguir su doctorado en 1942, el joven Wolfgang se casó con Adele, hija de DuMond. Panofsky siempre aseguró que se dejaba llevar por la vida, pero está claro que no perdía el tiempo.

Los años en Cal-Tech le pusieron en contacto con Luis W. Álvarez, que le  llevó en varias ocasiones a Los Álamos de visita, aunque no estuvo realmente involucrado en la creación de la bomba nuclear. La guerra terminó y Álvarez recomendó la contratación de Panofsky para ayudar en el Radiation Laboratory de Berkeley, al que llegó en 1945.

berkeley

Equipo del laboratorio de Berkeley, subidos sobre un tubo de vacío que se usaría en el acelerador lineal.

Berkeley era el territorio del gran Ernest Lawrence, premio Nobel por la creación del ciclotrón. Era el lugar perfecto para estar al tanto de los últimos avances en física de partículas. Allí Panofsky pudo familiarizarse con la tecnología de los ciclotrones y linacs (aceleradores lineales de partículas).

Trataba de enseñar a los estudiantes que usando únicamente el haz del acelerador, si es es lo único que haces, estás perdiendo una gran flexibilidad, porque en ocasiones puedes hacer un trabajo mejor si cambias las características de operación de la máquina. Recuerdo una anécdota divertida cuando estaba en Berkeley. El ciclotrón estaba en funcionamiento y encontré algunos estudiantes trabajando en el haz exterior que nunca habían visto el ciclotrón. Esto se debía a que el ciclotrón estaba detrás de un muro de cemento y ellos nunca se habían preocupado de echar un vistazo al monstruo cuando las puertas estaban abiertas. Así que recuerdo que en un par de ocasiones cogí a algunos estudiantes del cuello de la camisa y me los llevé a dar un tour por el ciclotrón.

Su época en Berkeley llegó a su fin con sabor agrio. Se pidió, desde el gobierno de los EEUU, que los investigadores del laboratorio firmaran un juramento de lealtad. Algunos investigadores llegados de Europa consideraron el juramento ofensivo y no quisieron firmarlo. En principio se dijo que era opcional pero, poco a poco, las personas que no firmaron fueron expulsadas del laboratorio. Panofsky no se sentía bien con la situación, y a pesar de haber firmado el juramento, decidió que era el momento de un cambio de aires.

En 1951 rechaza ofertas de Columbia, Princeton y Harvard. California le gustaba, así que eligió la Universidad de Stanford como su siguiente destino. En Stanford estaban trabajando en la creación de un acelerador lineal de partículas y Panofsky fue la mano derecha perfecta para Edward Ginzton, responsable de su construcción.

En 1953 se completaron una serie de mejoras en el acelerador lineal Mark III. Con su rayo de 0.5 GeV de potencia, Robert Hofstadter realizó los experimentos que le llevaron a ganar el Nobel en 1961 por sus estudios en el esparcimiento de electrones y la estructura de los nucleones.

En esa época Panofsky empezó a formar parte de comités científicos que trabajaban aconsejando al Gobierno. Desde sus distintas posiciones en estos comités, siempre defendió la no proliferación de armamento nuclear, e incluso participó en negociaciones con los soviéticos, buscando la firma de un acuerdo para no realizar pruebas nucleares fuera de la atmósfera. Según aseguró en una ocasión Panofsky entre risa y risa: «La teoría era, que si conseguía poner de acuerdo a Bethe y a Teller, entonces llegar a un acuerdo con los rusos sería tan fácil como hacer un chasquido con los dedos»Resulta curioso que dos alemanes y un húngaro tuvieran que ponerse de acuerdo para realizar recomendaciones sobre la guerra nuclear al Gobierno de los EEUU.

En 1960 Panofsky asume el liderato de la creación de nuevos aceleradores en Stanford, tras la marcha Ginzton. Durante cinco años se había luchado por conseguir la construcción de un acelerador linear de electrones de dos millas de longitud. La autorización del Congreso de los Estados Unidos llego en 1961. Se iniciaba la época gloriosa del SLAC (Stanford Linear Accelerator Center).

1962-2

Panofsky mostrando el proyecto del nuevo acelerador lineal.

Como director de SLAC  consigue los fondos para mejorar el acelerador lineal, y la construcción de SPEAR (Stanford Positron Electron Accelerating Ring) y PEP-I. Promueve el uso de SPEAR como una de las primeras fuentes de luz sincrotónica, ayudando al nacimiento de una nueva rama en la ciencia.

panofskyslac2

La construcción del nuevo acelerador lineal era algo digno de ver.

Durante sus más de 20 años como director de SLAC se realizaron numerosas investigaciones sobre la naturaleza de la materia y como resultado se consiguieron tres premios Nobel de Física:

Y no solo eso. Pief tenía claro que la ciencia debía ser un esfuerzo global y durante sus años de dirección de SLAC llegó a acuerdos para compartir información con laboratorios de todo el mundo, incluida la Unión Soviética. También siguió su labor de asesoramiento científico al Gobierno, participando en el tratado de 1972 de no proliferación de misiles antibalísticos. ¿Os acordáis del famoso acuerdo antimisiles? Este acuerdo de 1972 evitaba la creación de un escudo de este tipo, pero en 1992 dejó de tener validez tras la desintegración de la Unión Soviética.

panofsky_nixon

Es un honor poder conocerle, presidente Nixon. Me gustó mucho en Futurama.

Wolfgang K.H. Panofsky murió en 2007, víctima de un ataque al corazón. Aunque dejó la presidencia de SLAC en 1984, nunca dejó de trabajar en los distintos proyectos de física de partículas de la Universidad de Stanford.

En definitiva, estamos ante una figura que dedicó su vida entera a la ciencia. Un hombre que siempre luchó por la paz y por la colaboración entre los países en busca del progreso científico. Quizás nunca hiciera los méritos que eran necesarios para ganar un premio Nobel, pero consiguió destacados premios como el Enrico Fermi Award y lo más importante, el respeto y la admiración de sus colegas.

Más información

Bohr (II). ¿Cómo convencer a la comunidad científica?

¡Esto es un sinsentido! Las ecuaciones de Maxwell son válidas bajo cualquier circunstancia.

Max Von Laue

¿Os acordáis de que dije que el modelo de Niels Bohr fue aceptado rápidamente por la influencia de Rutherford? Pues ese “rápidamente” no fue una cuestión de días y nos servirá para descubrir cómo funciona la ciencia.

La recepción inicial del modelo de Bohr encontró rechazo en algunos de los físicos más importantes del momento y tuvieron que presentarse varias evidencias que confirmaban la cuantización del modelo atómico para convencer a la comunidad científica.

Las líneas de Pickering-Fowler

Ejemplo de líneas del espectro del hidrógeno (arriba) y helio (abajo).

Ejemplo de líneas del espectro del hidrógeno (arriba) y helio (abajo). Aparecen remarcadas sobre el espectro visible continuo. (1)

E.C. Pickering descubrió una serie de líneas extrañas en la serie espectral emitida por la estrella Zeta Puppis en 1896. Su teoría era que se debían al hidrógeno, expuesto a unas condiciones de presión y temperatura desconocidas. Para ajustar estas nuevas líneas a la ya conocida por esa época fórmula de Balmer, tuvo que hacer algo muy poco elegante: en lugar de usar números enteros para el valor de m, añadió un término extra:

Balmer-Pickering

Eso está muy feo, Pickering.

Lee el resto de esta entrada

El péndulo y Galileo (y II)

En la primera parte de El péndulo y Galileo vimos cómo el italiano usaba esta herramienta para demostrar conceptos como la caída libre de los cuerpos, o para realizar cálculos de longitudes de cuerda. En esta segunda parte vamos a ver cómo ayudó el péndulo a Galileo a realizar sus estudios sobre cinemática.

plano inclinado

Modelo del experimento del plano inclinado inspirado en las investigaciones de Galileo. El péndulo que se puede ver al final del artefacto, servía para medir el tiempo que tardaba la bola en llegar al tope final. Museo de Galileo en Florencia: http://catalogue.museogalileo.it/object/InclinedPlane.html

Galileo y el movimiento uniformemente acelerado

Movimiento uniformemente acelerado es aquel en el que la aceleración es constante. Galileo ya sabía que la aceleración en una caída libre de un objeto era constante, siempre que no fuera frenado por un fluido, como el aire. Para poder estudiar mejor este movimiento utilizó esferas y planos inclinados, ya que la aceleración seguiría siendo constante, pero se reduciría de forma proporcional al ángulo usado, facilitando el estudio. Y lo más interesante, la velocidad a la que el cuerpo llegaba al suelo dependía únicamente de la altura desde la que se dejaba caer.

Doy por supuesto que los grados de velocidad alcanzados por un mismo móvil, en planos diversamente inclinados, son iguales cuando las alturas de los mismos planos son también iguales.

Diálogo sobre dos nuevas ciencias. Galileo Galilei.

Un objeto lanzado desde C tardará lo mismo en llegar al suelo por el plano CD, que por el plano CA. Siempre que el rozamiento sea despreciable.

Dibujo realizado por Galileo para ilustrar que un objeto soltado en C, tardará lo mismo en realizar el recorrido CD, que el recorrido CA. Fuente: click en imagen.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: