Archivo del sitio

El lado débil de la física (I): el inicio

El siglo XX fue el siglo de la mecánica cuántica en lo que a física se refiere. El 14 de diciembre de 1900, Max Planck presentó su concepto de “quanta”: pequeños paquetes de energía que conformaban la radiación electromagnética. Con estos pequeños cuantos, Planck solucionaba el problema de la catástrofe ultravioleta. Esta teoría no tuvo excesivo éxito hasta 1905, momento en el que apareció Einstein usando los cuantos para explicar el funcionamiento del efecto fotoeléctrico. Hubo que esperar más de una década para que la teoría de Planck se unificara definitivamente con el modelo atómico, gracias al modelo atómico de Bohr.

A medida que pasaron los años, el progreso de las nuevas teorías físicas que exploraban el átomo fue imparable. La historia que os voy a contar a continuación se la debemos, en sus inicios, a los primeros “hijos del quanta”: físicos que nacieron después de la presentación de Max Planck en 1900. Esta es la historia de la interacción débil, una historia en la que aparecerán grandes figuras de la física, dispositivos experimentales convertidos en monumentos, se unificarán fuerzas fundamentales e incluso conseguiremos interaccionar con algún neutrino despistado.

debil1

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

El principio de exclusión explicado con urinarios

El principio de exclusión de Wolfgang Pauli nos dice que dos electrones en un mismo átomo no pueden tener todos sus números cuánticos iguales. ¿Y qué significa eso? Aquí es donde entran los urinarios. En un centro comercial construido en la época dorada del ladrillo, un constructor un poco garrulo decidió poner un solo baño y con unas características especiales: la distancia entre los grupos de urinarios era inmensa, pero le daba la oportunidad de poner anuncios con las innumerables promociones de pisos de lamentable calidad, ridículo tamaño y exorbitante precio que tenía en venta. Así que los clientes no tenían más remedio que pasar por interminables pasillos de promociones fraudulentas para liberarse de su agüita amarilla y, si había suerte, saldrían con una hipoteca de por vida.

La distribución de los urinarios que se encontraban en el baño de la sección Neón era la siguiente:

Y esos rayos que aparecen en medio tío, ¿es un baño tuneao?—No Johny, eso quiere decir que hay mucha distancia entre urinarios, quiere decir que hay un corte para ver el baño entero.

—Y esos rayos que aparecen en medio, tío, ¿es un baño tuneao?
—No, Johny, no son rayos, eso quiere decir que hay mucha distancia entre urinarios, así que simboliza que hay más distancia de la que se ve en la imagen. Recuerda que el vil constructor corrupto tenía montones de promociones que anunciar.

Ahora es cuando nos ponemos serios, porque los hombres cuando entramos en un baño tenemos una serie de reglas no escritas pero universalmente aceptadas: Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: